Andanzas por el páramo

lunes, julio 20, 2009

Tarde de Domingo

Tarde calurosa la de ayer domingo por tierras " pucelanas", sobre las 19.00 h abandoné el aturdimiento del sofá de mi casa, y con los bártulos a cuestas ,me acerqué con mi coche a un pueblo cerca de aquí con campos de cereal y regadío salpicados con algunos pequeños pinares-isla.
No me las prometía muy felices, pero nada más entrar en el primer camino me encuentro con este ejemplar de Carraca posada tranquílamente en unos cables sobre una plantación de regadío; ella estaba a lo suyo y me dejo fotografiarla a placer y disfrutar de ella un buen rato.

Unos metro más allá otro ejemplar, y así hasta tres individuos pude observar en la zona. No podía pedir más a esta calurosa tarde, ya que aunque había observado Carracas alguna vez por aquí, siempre había sido de forma testimonial y no todos los años.
Un ave de gran belleza, sin duda, además pude compararla con los Abejarucos que estaban junto a ella posados también en los cables y la diferencia de tamaño es considerable.
Los Abejarucos eran más inquietos y no paraban ni un momento, dando un povo de " vidilla" a las tierras agostadas por el sol.
Un par de Abubillas se movían al paso de mi coche, con
ese vuelo elegante que tienen.


Y no mucho más se movía por allí, un puñado de Jilgueros
que se asentaban en los cardos del camino y alguna Cogujada que desafiaba la alta temperatura.
Se podía observar el contraste de colores, entre el amarillo brillante de las tierras de cereal ya cosechadas, donde un grupode 8 Cornejas Negras abrían el pico con la esperanza de captar un aire más fresco y un par de Cigüeñas Blancas rebuscaban pausádamete a lo lejos en medio de la reverberación que las hacía parecer espejismos de patas rojas, y por otro lado los sembrados de regadíos grandiósamente verdes y frescos y con cientos de aspersores asomando lévemente y haciendo de posaderos para las Lavanderas Boyeras o los Gorriones Chillones


Y allí estaba yo ,en medio , disfrutando aún del contacto con las Carracas y felicitándome por mi suerte.
Un grupo de Palomas Torcaces saciaban su sed en una pequeña charca casi seca, donde predominaba el barro ante el agua.
Miro por el espejo retrovisor de mi coche y veo como cruza volando algo bastante grande detrás mío, paro el coche y observo un macho de Avutarda que acaba de posarse en una tierra.
También andaba con el pico abierto y con el mismo calor que el observador.
Una pareja de Tarabillas Comunes , algún Pardillo Común y un par de Ratoneros es lo que dieron de sí el par de horitas escasas que anduve por allí.
Antes de irme, estuve observando a este Cernícalo Vulgar que posado en un arbol seco contemplaba como empezaba a ponerse el sol.
Al final vencer la pereza del calor y abandonar el refugio del sofá dió sus frutos, para disfrutar de la vida que transcurre cerquita de tu casa.
Nos vemos..





2 Comments:

Blogger Lourdes y Jesús said...

Me encantan estas aves por sus maravillosos colores. El sábado después de la sesión con los abejarucos me acerqué al "famoso" olmo :) para ver si andaban por allí las carracas y no las vi. Solo por saber si seguían por allí.

Enhorabuena por las fotos.

Saludos!

Jesús

3:36 p. m.  
Blogger Tomás said...

Que bueno que saltaste del sofá, poder disfrutar de una carraca tan confiada debe de ser una autentica gozada, las fotos que le has sacado son de vicio,
y si a eso le agregas la suerte de que otras aves como la avutarda se dejen afotar y observar ya te dan disfrute completo.
salud

12:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Contadores