Andanzas por el páramo

domingo, enero 20, 2019

Empezando el año en Monfragüe

1 de Enero 2019


El primer amanecer de este año 2019 lo he recibido en absoluta soledad en lo alto del castillo de Monfragüe.
Que mejor lugar para un amante de la naturaleza y de lo agreste, que observar como los primeros rayos de sol se esparcían por la dehesa y barría el mar de niebla que se suspendía sobre el río Tajo.


La mañana era fría, -2ºC , tuve que raspar el hielo de la luna delantera de mi coche, para poder ir hasta el castillo desde el alojamiento donde me encontraba, a pocos kilómetros de allí.
Emprendí la marcha, entre bancos de niebla bajos, que no me permitían ver a 20 m delante de mí , pero en cambio podía observar el cielo.
Un Alcaudón Real posado en un poste es la primera ave que observé. Los tonos rojizos indicaban que pronto los primeros rayos de sol se harían visibles.
Varias siluetas de Buitres sobrevolaban ya la dehesa antes de salir el sol.

Aparqué el coche cerca de la cima y con mis prismáticos y mis cámaras al hombro recorrí los últimos metros de subida y las últimas escaleras hasta alcanzar el castillos.
En mi rostro se dejaba notar el frío de la primera mañana de Enero, esa sensación que me hace estar vivo y que me gusta especialmente.
El silencio era total, un poco de viento y el canto de un Mirlo debajo de mí.
Un macho de Colirrojo Tizón se asomó curioso a observar a este humano madrugador.

Nada más llegar , el sol comenzó a asomar tras la sierra y los tonos rojizos se  hicieron los protagonistas.
Los Buitres Leonados, pasaban muy cerca de mí y también algún ejemplar de Buitre Negro.


Es difícil encontrar las palabras apropiadas para describir el momento, a penas unos minutos..


El río en vez de llevar agua llevaba nubes, que se desplazaban lentamente invadiendo el pequeño valle.


Pasados unos minutos comencé el descenso  poco a poco, dejándome " empapar" por las luces, los sonidos y algunos seres vivos que compartían espacio conmigo.


El resto de la jornada fue intensa, como ocurre casi siempre en Monfragüe, pude disfrutar de Aguila Imperial, Grullas, Ansares comunes, Roquero Solitario, Milano Real, Buitre Negro, Cormorán Grande,  de 3 Nutrias pescando juntas y de gran cantidad de ciervos y algún que otro zorro.
Pero ese amanecer se quedará en mi recuerdo para siempre..
Nos vemos..

2 Comments:

Blogger Juan Miguel Casas Cambero said...

Monfragüe es siempre una gran aventura y es muy acertado comenzar el año con las buenas sensaciones que nos regala.
Gran muestra fotográfica la tuya, Pedro.
Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

7:42 p. m.  
Blogger Unknown said...

Magníficas fotos y magnífico relato. Vuelvo a sentir las sensaciones que describes. Me muero de envidia.
Javier

7:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Contadores