Andanzas por el páramo

sábado, enero 22, 2011

Por Villafáfila de nuevo..

21 de Enero de 2011

Al fín, despues de un mes de parón sin poder salir al campo, he podido hacerme una escapada rápida a Villafáfila en la mañana de ayer.
El año ni acabo bien ni empezó mejor para mí, y he pasado el tiempo entre el trabajo y el hospital acompañando a una persona muy cercana, y luego las intensas nieblas que ha habido por la zona me han hecho imposible hacer lo que más me gusta.
Ayer pude ver amanecer en uno de los lugares donde más disfruto y más agusto me encuentro: Villafáfila.

Una mañana invernal de las que me gustan, fuerte helada, cielos despejados y sol en el horizonte, con lo que no contaba era con el fuerte viento reinante en la zona, que se te colaba por todos los lados y te paralizaba las manos.
Mucha agua en la Reserva. La laguna grande tiene una extensión como en pocos años la he visto, y a causa del viento el oleaje era perceptible en todo su perímetro.
Gran cantidad de Ansares con bandos muy numerosos por toda la zona, que se trasladaban de unas zonas a otras con gran algarabía y que era todo un espéctaculo...
No pude observar ningún ejemplar con " collar" y eso que busqué incansable con el teles, aunque el día no era propicio para estar mucho rato a la interperie ,pues las manos rozaban la congelación y con guantes no me apaño mucho.
Algunos grupos dejaban acercarse al observador a una distancia prudencial, primero reculan un poco y luego ponderan el peligro potencial que yo represento, y al cabo de unos segundos, si no me consideran " muy peligroso" continuan a lo suyo, a alimentarse o a protegerse del viento.
Observé un grupo de Tarros Blancos, numerosos Patos Cucharas, Cerceta Comun, Fochas y Azulones. Algunos machos de Azulones ya andaban detrás de las hembras ¡ que pereza con este frío!.
Numerosa también la presencia de Aguiluchos Laguneros, no tanto de Ratoneros, ya que no ví tantos como enotras ocasiones.
La rapaz más abundante, sin lugar a dudas, eran los Milanos Reales, que la gozaban jugando con el viento, planeando y haciendo picados..

Otra especie numerosa en el día de ayer eran las Avefrías .
Muchos grupos y numerosos, parece ser que el paso en estos días es importante, en algunos de estos grupos podían verse también ejemplares de Chorlito Dorado aunque no en gran número como se habían visto en días anteriores.
Algunas aves trataban de protegerse del viento lo mejor que podían, o bien escondiendo la cabeza como está Avefría, o pegándose literalmente al suelo como las Cogujadas, o el caso de una hembra de Colirrojo Tizón que se refugiaba del aire en las paredes de un observatorio..
Los días de tanto viento quizás no sean los mejores para la observación pero a mí me aireó de buen grado , por lo días de encierro pasados.
Villafáfila nunca me defrauda, quizás solo un pero en esta visita y es la deslación que me produce el acelerado deterioro de Otero de Sariegos.
Cada vez que vuelvo, alguna vieja edificación ya es sólamente una masa de escombros, y quitando la modesta iglesia y dos o tres casas más a penas queda nada.
Recordaba las numerosas escenas observadas del trasiego de Primillas por esas viejas tejas, Grajillas, Mochuelos, Colirrojos, Gorriones , el ir y venir de las Golondrinas....
Ya todo eso difcilmente volverá a repetirse, aunque se hagan nuevos palomares artificiales en las afueras y se adecúen para la nidificación de los primillas, no será lo mismo.
Una pena, que no se haya hecho nada porqué ésto no ocurriese. Ya sé que será muy complicado, porque las propiedades serán privadas, pero digo yo que antes de ser un solar, mejor mantener esas fachadas de adobe y estas tejas viejas...
Los espacios que protegemos son algo más que agua, tierra, aire ..., hay mucho más detrás.
Un último consejo ¡ cuidado con los caminos!, mucho barro y alguno de ellos cortado por el agua.
Nos vemos..






2 Comments:

Blogger Ojo lince said...

Pues sí Pedro, Villafáfila nunca defrauda, aunque los viejos y buenos recuerdos vuelvan a nuestras cabezas, cada vez que visitamos la reserva. Día ventoso y frío el que describes, pero con el sol brillando las fotos que has elegido para el blog te han quedado excepcionales de colorido y realismo. Se siente el frío desde el sofá.
Saludos desde Pucela.

10:35 p. m.  
Blogger Jesús Del Valle said...

Nostalgia de Villafáfila: Que dos
grandiosos días viví visitándola y la cercana Sierra de la Culebra. Imborrable recuerdo, vi las mismas aves que tu relatas, las filas de gansos volviendo a dormir,las avutardas y el Aguilucho pálido en el entorno, las huellas en un charco de un lobo solitario, todo fue alucinante. Gracias por recordarme aquellos días de Diciembre hace 5 años.SALUDOS

9:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Contadores