Andanzas por el páramo

domingo, marzo 29, 2009

Arriba y abajo..

29 de Marzo de 2009

Marzo ventoso..., primeras horas de la mañana del sábado, frías horas y el cielo dominado por bastantes nubes amenazantes.. Aún así la luz del sol se cuela por los pequeños claros, pero duraría poco.
El gris se adueñaría de los cielos y unas leves gotas de lluvia a modo de advertencia empaparía algunas plumas..
Mirada arriba , los " señores de los vientos", vuelan aún bajo y tantean las corrientes a escasos metros de mi cabeza, aún no están en condiciones de pillar la térmica adecuada que les aleje de los cantiles donde han pasado la noche y les lleve a la cada vez más dificil aventura de buscarse el sustento.
Suerte para mí, que oigo perfectamente el leve sonido que produce el viento al atravesar las plumas de sus alas..

Los menos madrugadores observan a sus compañeros de " cortado" y analizan sus evoluciones, también miran de reojo a un pequeño pero ruidoso grupo de Chovas piquirrojas que dejan que sus voces se expandan y al cabo de un rato bajen a ras de agua.
Uno, dos , tres ,despegando.., en fila de a uno y sin meter ruido...
Pasan delante de mí en formación y un poco más abajo de donde me encuentro..
Ya me he sentado a contemplar en soledad el espectáculo..
Van y vienen, seguramente intercambien información secreta pra el observador sobre el plan de vuelo a seguir hoy.., y pico al viento se dejan acariciar por las rachas de aire frío, que a su misma altura encojen al que les observa.
El cielo cada vez está más oscuro, y las gotas de lluvia más abundantes, pero a ellos no les afecta, ni tan siquiera que un " infiltrado" se una a su grupo.
Un Alimoche decide embarcarse a la aventura con ellos y pasa léntamente sobre mi posición. Cada vez el número va en aumento, y ya no solo despegan de los roquedos más altos, sino que muchos de ellos aparecen a ras de agua por los cortados, como si hubiesen surgido de alguna cueva submarina..
Aletean con fuerza para tomar altura, y unirse a la fiesta.
Los círculos van tomando mayor tamaño y en unos pocos minutos , con las alas complétamente extendidas e inmóviles, se alejan con la elegancia que solo pueden tener los " señores de los vientos".
Mirada abajo, para comprobar el efecto del viento en las pequeñas aves ..., los Colirrojos Tizones con sus mejores galas nupciales tratan de buscar abrigo entre las rocas, aunque de vez en cuando otean desde su pequeño posadero a las posibles presas.., sin perder de vista a su pareja.
A veces se une a los pequeños grupos de Pardillos Comunes o Verdecillos que pasan por sus dominios y les sirve de anfitrión como gran conocedor de las múltiples posibilidades que ofrece el estar resguardado del viento.
Cerca del agua, se muestran inquietas las Lavanderas Blancas que no dudan en buscar refugio en lo que hace tiempo sirvió también de refugio para el hombre, pero sin olvidarse de pararse a mirar al observador..
Las Golondrinas Comunes recien llegadas, pujan también porque los "señores de los vientos" no tengan la hegemonía del dominio del vuelo y a pesar de su poco peso , hacen de ese medio un lienzo donde plasmar con arte sus requiebros y planeos en un día hostil.

Un rayo de sol asoma unos segundos entre tanta nube gris y me permite observar un instante a un grupito de 3 Lavanderas Boyeras , que se dedican a buscar alimento, sin darle más importancia al asunto.
Mañana corta, fría y ventosa, pero con mirar arriba y abajo se disfrutó.
Nos vemos..





1 Comments:

Blogger Mamen said...

Ya te digo que se disfrutó, ¡lo he disfrutado hasta yo imaginándomelo! ;-)

Me gusta cómo lo narras. Sí, es que ver sobrevolar los cielos a los "señores de los vientos" es todo un espectáculo.

Me ha gustado mucho este post, he sentido hasta el airecillo.

6:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Contadores